lunes, 2 de septiembre de 2013

TONALIDAD Walter Piston

























Cromatismo es el nombre que se da al uso de sonidos que no pertenecen a las escalas mayores o menores.  Las notas cromáticas comenzaron a aparecer en la música mucho antes del periodo de la práctica común, y al principio de este periodo fueron una parte importante de sus recursos melódico y armónicos.  El empleo de notas cromáticas en la música procede en parte d ella inflexión de los grados de la escala en los modos mayor y menor, en parte de los acordes de dominante secundaria, de un vocabulario especial de acordes alterados, y de ciertos acordes extraños a la armonía.

Es evidente que el proceso y el mantenimiento de una tonalidad puede ser un proceso complicado, en especial en un largo movimiento sinfónico donde el sonido central, claramente establecida, puede cambiar muchas veces antes de volver a la tonalidad original.

(…)

La investigación de estas complejidades pertenece a un nivel más avanzado en el estudio de la armonía, pero hay dos puntos que tienen que estar claros desde el principio.  El primero es que los modos paralelos mayor y relativos, mayor y menor, tienden a ser intercambiables, aunque sólo utilicen tríadas.  El segundo punto es que las notas que no pertenecen a la escala no afectan necesariamente a la tonalidad.  Estos principios pueden causar dificultades en un primer momento, pero debemos enunciarlos ya, aunque sólo sea para acentuar el hecho que la tonalidad se establece por la progresión de fundamentales y por la funciones tonales de los acordes, si bien la música, en detalle, pueda contener todas las notas de la escala cromática.

Armonía,  páginas 63-64.
Walter Piston