martes, 3 de junio de 2014

GEORGE HARRISON Something

























El solo de George Harrison en Something es una joya.  Aunque tienes algunos aspectos que requieren estudio para dominarlos, particularmente los bendings, lo complejo radica en la creación, en como compuso ese solo que está unido de tal manera a la canción que la pieza suena incompleta en su ausencia.  La característica principal del solo es su lirismo, podría haber sido cantado.  En todo momento Harrison le presta atención a la armonía, no hay ninguna frase que no describa el acorde del compás.

En YouTube se puede escuchar la pista original de guitarra aislada del resto de los instrumentos. Gracias a ella se pueden percibir con claridad detalles de la articulación que pueden permanecer ocultos al estar tapados por las otras pistas.  El software Capo permite bajar la velocidad de un archivo de audio sin afectar su altura, es una suerte de microscopio musical que posibilita oír elementos del solo con gran precisión.  La transcripción refleja ese nivel de exactitud que suele estar ausente de la mayor parte de las transcripciones publicadas.

La digitación del solo es algo complicada de descifrar, por eso se ofrecen dos variaciones, ambas igualmente verosímiles.

lunes, 2 de junio de 2014

CIFRADO DE ACORDES

El cifrado de acordes puede dar lugar a equívocos porque en ocasiones no se utilizan los mismos símbolos para identificar un acorde.  Aunque hay cierto consenso sobre los criterios básicos a seguir, hay que familiarizarse con las alternativas que se pueden encontrar y comprender la lógica de la notación para reconocer el acorde que está escrito.
En líneas generales, el cifrado de un acorde constará de las siguientes partes de izquierda a derecha:
  • La fundamental del acorde usando la clave americana.
  • La cualidad del acorde (mayor, menor, etc.), incluyendo suspensiones (sus).
  • Una cifra que indique si el acorde es mayor que una tríada (sexta, tétrada, novena, etc.).
  • Una cifra entre paréntesis que señale las alteraciones y notas añadidas.

Buscando mayor claridad de exposición, todos los ejemplos tendrán la nota C como fundamental. 


Tríadas

La tríada mayor es el acorde más fácil de cifrar porque basta con indicar la fundamental y se da por entendido que se trata de una tríada mayor.  Por ejemplo, do mayor se cifra como C.

Con la tríada menor aparecen ya las primeras alternativas porque la cualidad menor se puede expresar con una m minúscula (m), con el símbolo menos (-), e incluso con la sílaba mi, que corresponde a la abreviación de minor (menor en inglés): Cm, C-, Cmi.

La tríada aumentada se representa con el signo más (+): C+.

La tríada disminuida se representa con la vocal o (o): Co.


Tríadas suspendidas y con notas añadidas

Una tríada se suspende cuando la cuarta o segunda reemplazan a la tercera, lo cual ocurre, generalmente, con una tríada mayor.  Cuando la cuarta suspende al acorde se expresa con la abreviación sus o sus4: Csus, Csus4.  En el caso de la segunda, la abreviación es sus2: Csus2.  Si la abreviatura sus no va acompañada de una cifra se entenderá por defecto que es la cuarta la que suspende.

La segunda (2) puede utilizarse también como nota añadida de una tríada mayor o menor.  En ese caso, debe aparecer precedida de las letras add (add2), que es la abreviación en ingles de added: C(add2).  

Es frecuente que el cifrado esté incorrecto y aparezca como add9: C(add9).  La segunda (2) y la novena (9) son la misma nota separadas por una octava.  Esta última se reserva para acordes que ya tienen séptima (7), por lo tanto, como una tríada carece de séptima lo adecuado es utilizar la segunda.


Acordes de sexta

Los acordes de sexta son tríadas mayores o menores a las que se les añade una sexta mayor.  Al cifrado de la tríada mayor o menor se le agrega la cifra seis (6) a la derecha: C6, Cm6.

En ocasiones el acorde de sexta tiene la segunda (2) como nota añadida.  Sin embrago, la norma, a pesar de que el acorde carece de séptima, es cifrarlo con novena (9).  En ese caso se representa con un seis seguido de una barra y la novena a continuación: C6/9, Cm6/9.


Tétradas

Las tétradas presentan numerosas variaciones de cifrado, haciéndose necesario conocerlas todas.
Los acordes mayor séptima se pueden cifrar usando las siguientes variantes: C∆, C∆7, CM7, CMA7, CMAJ7, CMaj7, Cmaj7.

Las tétradas menor séptima admiten las siguientes opciones: Cm7, Cmi7 y C-7.

La tétrada dominante o de séptima utiliza únicamente el número siete (7).

La tétrada semidisminuida o menor séptima con quinta disminuida se cifra de las siguientes formas: ø, ø7, m75, mi75, -75, m7(-5), mi(-5), -7(-5). 

La tétrada disminuida se representa con la vocal o seguida de un siete (o7).


Tétradas suspendidas y con alteraciones

La tétrada dominante suspendida se escribe usando la expresión sus7.

Las alteraciones de la quinta y séptima en las tétradas se cifran entre paréntesis.
  • Mayor séptima con quinta aumentada: CM7(♯5), CM7(+5), CMA7(♯5), CMA7(+5), C∆7(♯5), C∆7(+5).  Ocasionalmente el acorde puede aparecer escrito como C+7, es decir, una tríada aumentada con séptima mayor.  Esta opción se podría confundir con un acorde dominante con quinta aumentada, por lo que no es recomendable. 
  • Menor con séptima mayor: Cm(∆7), Cm(M7), C-(∆7), C-(M7).
  • Séptima con quinta aumentada: C7(♯5), C7(+5).
  • Disminuido con séptima mayor: Co(M7), Co(∆7).

Tétradas con tensiones

Las tensiones de una tétrada son la novena, oncena y trecena, y se dividen en dos grupos:
  • Extensiones: la novena mayor (9), la oncena justa (11) y la trecena mayor (13).  Independientemente del acorde, se cifran añadiendo la última extensión a la cualidad del acorde: C∆9, Cm11, Csus13, Cø11, etc.
  • Alteraciones: la novena menor (9), novena aumentada (♯9), oncena aumentada (♯11) y trecena menor (13).  Siempre se cifran entre paréntesis a la derecha del acorde, inclusive cuando éste combina extensiones con alteraciones: C∆7(♯11); Cm7(13); C13sus(9), Co7(13).  En ocasiones se usa el signo menos (-) como sustituto del bemol (), y el signo más (+) como sustituto del sostenido (♯): C7(-9+11). En algunas circunstacias el acorde dominante puede llevar la abreviatura alt que debe interpretarse como una combinación de las novenas menor y aumentada, oncena aumentada y trecena menor, donde el intérprete debe seleccionar las alteraciones más adecuadas para la pieza que está tocando: C7alt.


Inversiones y acordes quebrados

Las tríadas y tétradas están invertidas cuando un factor del acorde que no es la fundamental está en el bajo.  En ese caso la nota en el bajo aparece a la derecha precedida de una barra: C/E, Cm/G, Cm6/G.

Los acordes quebrados hacen referencia, por regla general, a una tríada mayor cuya nota en el bajo no es un factor del acorde.  En el caso de la tríada de C correspondería a los siguientes: C/D, C/D, C/E, C/F, C/F♯, C/A, C/A, C/B y C/B.

Una parte importante de los acordes quebrados se pueden indicar con otros cifrados.  Por ejemplo, C/D equivale a D9sus, C/A equivale a A∆7(♯5).  El optar por el cifrado de acorde de quebrado se debe a que se quiere dar una señal clara sobre el tipo de disposición que se debe emplear.

La tríada mayor con laa séptima en el bajo, como es el caso de C/B y C/B puede ser reconocida como una tétrada invertida, C7/B y C∆7/B respectivamente.  Estas combinaciones pueden obstaculizar la sonoridad básica del acorde y el contexto en que aparecen es clave para reconocer de qué tipo de armonía se trata. 


Otros cifrados

En ocasiones podrá resultar confuso determinar el cifrado más adecuado para un acorde, haciéndose necesario indicar que una nota está omitida, particularmente la tercera, la cual se señalará con la expresión omit3 entre paréntesis: C∆9(omit3).  

En otros momentos el contexto determinará de qué tipo de acorde se trata, ya que una misma armonía se puede cifrar de distintas maneras.  Por ejemplo, C(add2)/E equivale a Em7(13) y a Am11/E, las inversiones de C7(9) pueden expresarse como Eo7, Go7 y Bo7.

Hay un tipo de cifrado que no corresponde estrictamente hablando con un acorde, sino con un intervalo, son los power chords, intervalos de quinta que se cifran con la fundamental y el número cinco: C5.  Por si solos no indican si son acordes mayores o menores, el contexto general determina la cualidad de la tercera.

En algunas partituras del norte de Europa la nota B se indica como H, por lo tanto, Bm puede aparecer como Hm.  Es poco habitual, pero sucede.